Procesos de Elaboración de la Cerveza

  1. Selección: De acuerdo al estilo de cerveza que fabricamos escogemos los cereales. En Niebla, utilizamos principalmente cebada malteada con diversos granos tostados.
  2. Molienda: Los cereales escogidos son pasados por un rodillo que chanca el grano, el grano con el fin de exponer su interior, lleno de almidones.
  3. Preparación: Extraemos agua potable de la red y la purificamos eliminando el cloro a través de un filtro y luego la calentamos hasta alcanzar una temperatura cercana a los 70 °C
  4. Maceración: Los granos de cereal son depositados en el estanque macerador y se sumergen en el agua caliente para activar los procesos enzimáticos que transformarán los almidones en azucares fermentables.
  5. Cocción: El mosto se transfiere al estanque de cocción donde se lleva a ebullición y se agregan los lúpulos que le otorgarán amargor, sabor y aroma a la cerveza.
  6. Enfriado: Dado que para fermentar
    requerimos temperaturas cercanas a los 20°C se hace necesario enfriar el mosto haciéndolo pasar a contra corriente por agua fría a través de un intercambiador de calor.
  7. Fermentación: En el fermentador, el mosto es inoculado con levaduras que en unos 7 días transformarán los azucares fermentables en alcohol y CO2. Luego la cerveza se deja reposar otros 7 días para que sus cualidades se estabilicen y se clarifiquen naturalmente.
  8. Envasado: La cerveza se envasa en barriles o botellas y se agrega dextrosa para que las levaduras residuales generen CO2 necesario para una gasificación natural. Así, al servir la cerveza, tendremos una espuma suave y cremosa.